jueves, 8 de octubre de 2015

¿Que pasa cuando has hecho masa para hacer un postre y te ha sobrado o simplemente no te ha levado? Pues eso es lo que me pasó a mi cuando debí poner la levadura en la leche cuando debía estar muy caliente por lo que la masa no levo y claro está ¡no la iba a tirar!, así que usando de la imaginación hice unos raviolis dulces.

INGREDIENTES




ELABORACIÓN

 1.  Separar la masa en dos y estirar ambas. En una masa marcar suavemente con un cortador los raviolis. Poner un poco de mermelada en el centro del ravioli
 2. Poner otra masa estirada encima
3. Con el cortador, cortamos, dejando la montañita que sobresale de la mermelada en el centro
 4. Pintar con huevo
 5. Hornear a 175-180º con calor abajo y ventilador, hasta que cojan color (unos 10 minutos aproximadamente)

6. Dejar enfriar sobre una rejilla


RESULTADO

Aquí están nuestros raviolis de mermelada, yo he usado de albaricoque que es la que más me gusta.



 Los raviolis han quedado hinchaditos y doraditos


 La verdad es que desaparecieron muy deprisa


No se salió la mermelada, ya que era lo que más me preocupaba. A mi por ejemplo no me gusta comer un pegote de mermelada. Pero si eres de lo que sí, se puede añadir más, ya que al subir la masa deja hueco para más relleno ¡esto va según gustos!

También pensé en rellenarlos de chocolate, pero como era un experimento tampoco quería tentar a la suerte jajajaja

En fin, cuando algo no sale, da rabia pero en cuestión de comida hay que intentar no tirar nada y aprovecharlo y de ahí ha salido esta receta tan maja ideal para merendar con una taza de té.
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada